jueves, 14 de mayo de 2015

Una escena peculiar

 Últimamente, acostumbro a salir todas las tardes al campo —al menos, todas las que me es posible— y nunca me resisto a hacer alguna foto, aunque sea con el móvil. Rápidamente las cuelgo en Instagram (instagram.com/carlos_olalla), ansioso por recibir los consabidos 'Me gusta'. Hace un par de días, sin embargo, llevé conmigo la cámara ex profeso para ello. Quería sacar imágenes de mejor calidad. No tengo mucha práctica persiguiendo bichos, pero no se me dio del todo mal. Será la suerte del principiante, pero me topé con esta escena, para mí insólita, que me apresuré a fotografiar. Se trata de una mariposa que, no sé cómo, se había quedado pegada por la espalda a una flor —yo mismo la ayudé a liberarse, una vez que contemplé la escena y la documenté—, mientras que una segunda mariposa revoloteaba a su alrededor. No sé con qué propósito, aunque mi impresión era que la acosaba con no muy buenas intenciones. En cualquier caso, ahí queda la imagen y la descripción. Cuanto menos, curioso.