domingo, 22 de septiembre de 2013

Los caminantes

Caminan con las espaldas encorvadas—llantos, gemidos, risas—la mirada clavada en el suelo. Quisieran alzar la vista y mirar al cielo cara a cara, pero gruesas cadenas se lo impiden. ¡Ah, si pudieran ver más allá! ¡Entonces serían como dioses!