martes, 6 de septiembre de 2016

Jardinería en Capella

Tienen en la corte de los avestruces, entre otras maravillosas ocupaciones, una que practican por encima de todas las demás: la jardinería. Cultivan con gran dedicación la flor que por doquier, robusta y abundante crece en todo el mundo; salvo que allí se desarrolla vigorosa y más lozana florece, pues la fertilizan con el Abono Verde, en el que son particularmente ricos. Obtienen de esa manera una variedad que la hace especial por su aroma y color peculiares. Y, como dijo aquel, «más tonterías podría contaros, si las recordara».

domingo, 4 de septiembre de 2016

¡Toma el dinero y corre!

Günter desempolvó su telescopio, que había reposado demasiado tiempo ya, y apuntó su gastado objetivo hacia la corte de los avestruces, como había hecho muchas otras mañanas de domingo. Esperaba comprobar con júbilo que los capellinos habían obtenido unos excelentes resultados en atletismo, en los recientes Juegos Olímpicos de Río. Cuál no sería su decepción, al constatar su error. «Estaba seguro», se dijo, «de que un país cuyo lema es "Fíate de la Virgen y no corras" habría logrado las mejores marcas en esa disciplina deportiva. ¡Qué extraño es el mundo!», añadió aún y devolvió el telescopio a su estuche.


domingo, 24 de julio de 2016

Un descubrimiento musical

Un momento de la
actuación de Varo V
Organizado por su Ayuntamiento, anoche tuvo lugar la final del I Concurso de Música de Lozoyuela, Navas y Sieteiglesias, municipio enclavado en la Sierra Norte de Madrid, para más señas. Los finalistas en cuestión eran cinco bandas que sorprendieron –al menos a mí– por su calidad. Todas tocaron temas propios más uno obligatorio, que cada uno versionó a su modo, demostrando su capacidad.



Abrió la tanda de actuaciones Banda de Pájaros, con la notable desventaja de no poder contar con la mayoría de sus miembros; aun así, hicieron un muy buen papel, con una versión del mítico Knockin' on Heaven's Doors de Dylan que me gustó. Acto seguido, fue el turno de Multiversal.  Chicos muy jovencitos, con un nivel excelente y que se presentaron con versiones acústicas de sus temas; me gustó la guitarra eléctrica que, con un sonido limpio y sin distorsiones, sonaba en modo arpegio. No es mi estilo de música, pero me parecieron realmente buenos. 
Las voces de Gadea

Otro de los grupos que actuaron anoche fue la banda madrileña Varo V (en la foto de arriba). Rock duro, sonido muy contundente y letras provocativas son sus señas de identidad. Unos tipos con muy buen nivel, que demostraron seguridad sobre el escenario y conquistaron al público más joven (y no solo: la dama, ya entrada en años, que estuvo sentada a mi lado el tiempo que duró su actuación estaba más que  entusiasmada con estos chicos, y aún se lamentó de que no hicieran un bis).

El grupo ganador de la noche fue Gadea. Una banda con un estilo fusión y una música muy bailable. En muchos sentidos, se hicieron merecedores del triunfo: no solo tocaron muy bien, sino que, con una potente presencia en el escenario, y ayudados por una música pegadiza y eficaz, supieron movilizar como nadie al público. Y buena parte de su éxito se lo deben a la fuerte personalidad y la excelente voz de su cantante (en la foto, arriba a la derecha). Estos chicos tienen tablas, no hay duda. Como digo, bandas todas con un excelente nivel, que tocaron realmente bien. Unos profesionales. 


De izquierda a derecha: María,
guitarra y teclados, 
Ana, bajo,
y Carlos, guitarra 
Me reservo, sin embargo, para el final la banda que, en mi opinión, presentó la propuesta más interesante con diferencia y que para mí fue un grato descubrimiento. Se trata de Simone.


Un momento de la
actuación de Simone
Tres chicos muy jóvenes y, a mi entender, con buenas ideas. Me resulta difícil clasificar su estilo, y eso, en mi opinión, ya es una baza a su favor. Si hay algo que caracteriza a la formación, es un sonido oscuro (cuentan que la primera vez que cierto cantaor flamenco escuchó la Quinta de Beethoven afirmó que le gustaba porque tenía «sonidos negros»), factor que jugó en su contra a la hora de hacer moverse al público. Una música quizá demasiado cerebral para que la gente se anime. Es justo ese sonido oscuro y un tanto inquietante el que me interesa, además de su aire experimental. Algo de lo que anda necesitada la música, en estos tiempos de divas plastificadas del pop, listas para el consumo. No digo que tengan un estilo inédito. No es la primera vez que escucho algo parecido; su sonido está imbuido de ese halo de pesimismo que impregna a algunas bandas del nuevo siglo. Pero en su música hay alma. Como digo, algo de lo que andamos faltos. En resumen: estos chicos me gustaron y os los recomiendo. Estaría bien que tuvieran éxito, y que pudieran evolucionar y desarrollar sus ideas. Será interesante ver hasta dónde son capaces de llegar.
Un momento de la 
actuación de Simone
 Y hasta aquí, mi opinión. Si queréis juzgar por vosotros mismos, podéis hacerlo, ya que tienen algunos de sus temas colgados en su página web (www.reverbnation.com/simoneworld/songs), que podéis visitar si queréis. El resto de datos de contacto os los dan ellos mismos. Son estos:


                 

¡Gracias a vosotros! ¡Suerte!



lunes, 18 de julio de 2016

Hoja de parra

Fotografía tomada el pasado viernes.



lunes, 11 de julio de 2016

Va de bichos

Es lo que toca...


Mariposa hoja

Os dejo esta foto de una mariposa –si no me equivoco, se trata de una mariposa limonera (Gonepteryx rhamni)– tomada ayer mismo con un móvil.


Esquina de Gran Vía

Un lugar que es casi ya un clásico de la ciudad. Este edificio de la esquina de Callao es uno de mis favoritos de Madrid. La foto está tomada con un móvil en junio de 2015. Espero que os guste.